Portada > Noticias de la Embajada
Los puntos destacados de la rueda de prensa del Consejero de Estado y Ministro de Relaciones Exteriores Wang Yi con motivo de las "Dos Sesiones" de 2020
2020/05/25

El 24 de mayo de 2020, el Consejero de Estado y Ministro de Relaciones Exteriores Wang Yi respondió a las preguntas de los periodistas tanto chinos como extranjeros con respecto a la política exterior y las relaciones exteriores de China en la rueda de prensa en ocasión de la Tercera Sesión de la XIII Asamblea Popular Nacional. Según Wang, el virus no nos vencerá a los seres humanos, lo venceremos a él sin falta. El momento más oscuro pasará y nos espera un futuro brillante.

1. Las importantes lecciones de la pandemia COVID-19

En mi opinión, la lección más importante es la siguiente: la vida y la salud de los pueblos nunca han sido tan entrelazadas como hoy. Y jamás somos tan conscientes de vivir en la misma aldea global y conformar una comunidad de futuro compartido de la humanidad.

El virus no respeta fronteras ni nacionalidades, y presenta un desafío común a todos. Las manipulaciones políticas crean fisuras que ayudan al virus a propagarse. Las conductas egoístas a expensas de los vecinos ayudan al virus a dividirnos y vencernos a todos. Mientras tanto, la ignorancia deliberada de los criterios científicos hace que sean más feroces los ataques del virus.

A costa de vidas, el virus nos advierte que más allá de las diferencias de ubicaciones geográficas, razas, historias, culturas y sistemas sociales, los países debemos trabajar mano a mano para construir la comunidad de futuro compartido de la humanidad y cuidar bien el planeta, nuestro único hábitat común.

2. Las relaciones China-EE. UU.

Lamentablemente además de COVID-19, otro virus político se está expandiendo en EE. UU., que se expresa a través de una frenética campaña de ataques verbales y difamaciones contra China.

Algunos políticos han llegado al extremo de ignorar los hechos básicos, inventar demasiadas mentiras y planificar excesivas conspiraciones contra China. Cada vez que inventan una nueva mentira, se hará más larga su lista de mentiras, se desnudará con mayor claridad su inmoralidad y se sumarán más manchas sucias a su historia.

La cooperación entre China y EE. UU. beneficia a los dos, mientras que la confrontación los perjudica a ambos. Esta es la más sensata conclusión que hemos sacado de décadas de experiencias y lecciones, y la debemos grabar en la mente.

Los sistemas sociales de China y Estados Unidos son diferentes, pero como respectivas opciones de los dos pueblos, deben ser mutuamente respetadas. En realidad, las discrepancias que existen entre China y EE. UU. no significan que no haya espacio de cooperación.

China no tiene la intención de cambiar EE. UU., ni mucho menos reemplazarlo. Del mismo modo, EE. UU. tampoco puede pretender cambiar unilateralmente a China ni detener el proceso histórico de los 1400 millones de chinos hacia la modernización.

Determinadas fuerzas políticas en EE. UU. están secuestrando las relaciones sino-norteamericanas para llevarlas a la supuesta nueva guerra fría. Esta peligrosa práctica implica dar una marcha atrás en la historia.

Nos es imperativo defender nuestra soberanía e integridad territorial, nuestro justo derecho al desarrollo, así como nuestra posición y dignidad que nuestro pueblo ha granjeado tras arduos esfuerzos.

China y EE. UU. deben y tienen que encontrar una forma de convivencia pacífica y cooperación de beneficio mutuo entre países de diferentes sistemas sociales y trasfondos culturales en este planeta.

3. El mundo post COVID-19 y el futuro de la globalización

Por supuesto que el mundo no volverá a ser como antes, porque la historia progresa constantemente. Los seres humanos se han desarrollado y progresado justamente a través de la lucha y la superación de unas y otras calamidades.

La globalización económica, como un gran océano al que confluyen miles de ríos, no degenerará en lagos aislados. Rechazar la globalización y retomar el proteccionismo implica dar marcha atrás en la historia y no tiene ningún futuro.

Estos problemas derivados de la globalización solo se solucionan con un mayor desarrollo de la globalización.

Los hechos de esta pandemia se han encargado de demostrar que ningún país puede salvarse solo por más fuerte que sea. Quien celebra la desgracia ajena acaba por sufrir la misma desgracia, y quien echa agua a otros mojados termina perdiendo toda su credibilidad. La supremacía y la elusión de responsabilidades, lejos de servir para resolver los problemas propios, perjudicarán los derechos e intereses justos de otros países.

El mundo no volverá a ser como antes, y China no detendrá sus pasos hacia adelante. La economía china saldrá más resiliente y sólida, y todos los chinos seremos más unidos. El pueblo chino avanzará con mayor determinación en este camino socialista con características chinas y será más indetenible el proceso de la gran revitalización de la nación china.

4. Las relaciones sino-rusas

Bajo el liderazgo del Presidente Putin, el tenaz pueblo ruso vencerá el virus, y que la gran nación rusa se perfilará con un renovado vigor después de este mal.

Ante los ataques y calumnias infundados de ciertos países, China y Rusia se han apoyado y defendido, y se han convertido en sólidos baluartes ante el “virus político”, mostrando el elevado nivel de nuestra concertación estratégica.

Esta experiencia de lucha unida se transformará en una fuerza motriz para propulsar y profundizar nuestras relaciones en el futuro.

Siempre que China y Rusia permanezcan unidas hombro a hombro y colaboren estrechamente, podrán ofrecer una firme garantía para la paz y la estabilidad del mundo y una efectiva salvaguardia para la equidad y la justicia internacionales.

5. La asistencia china ante la pandemia

China es una nación que sabe agradecer y retribuir los favores recibidos. Al mismo tiempo, porque China es un país dispuesto a ayudar a los demás. Cuando nuestros amigos están en dificultades, jamás nos quedamos con los brazos cruzados.

Sabemos que ciertas fuerzas políticas se inventan las excusas para cuestionar la intención de China. Sin embargo, nosotros, por ser francos y honrados, tenemos la conciencia tranquila.

Al ofrecer asistencia al exterior, no tenemos ningún objetivo geopolítico, ni cálculo económico, ni condición política alguna.

Nuestra motivación no es otra que hacer todo lo posible para salvar las vidas inocentes. Al fin y al cabo, nuestra convicción invariable es controlar el virus en un solo país no significa el fin de la epidemia, sólo cuando se logre esto en todos los países, tendremos la verdadera victoria.

En vez de ser El Salvador, China quiere ser auxiliador benéfico y sincero socio que siempre rema acompasado con amigos en momentos difíciles.

6. La situación de Hong Kong

Lo relacionado a Hong Kong es un asunto interno de China, que no permite ninguna interferencia extranjera. La no intervención en los asuntos internos de otros países es una norma básica de las relaciones internacionales, que debe ser respetada por todos.

Para todos los países sin ninguna distinción, defender la seguridad nacional siempre es una competencia del Gobierno central. El Gobierno central asume la responsabilidad primordial y definitiva de defender la seguridad de todas las regiones administrativas territoriales. Así consta en las teorías y principios básicos de la soberanía nacional y así es la práctica común de todos los países.

La flagrante interferencia ilegal de fuerzas extranjeras en los asuntos de Hong Kong ha puesto en severo peligro la seguridad nacional. Establecer y perfeccionar el sistema jurídico y el mecanismo ejecutivo para defender la seguridad nacional en Hong Kong es un requerimiento insoslayable.

Esta Decisión de la Asamblea Popular Nacional está dirigida contra un número exiguo de actividades en grave detrimento de la seguridad nacional, y no perjudicará el alto grado de autonomía de Hong Kong, los derechos y la libertad de los habitantes hongkoneses ni los derechos e intereses justos de los inversores extranjeros en esta región. Deben albergar más confianza en el futuro de Hong Kong, y no hay por qué preocuparse tanto. Cuando sea aprobada esta Decisión, se pondrá en marcha el proceso de legislación. Esto hará de Hong Kong un lugar con sistema jurídico más completo, orden social más estable y mejor ambiente legal y de negocios. Esto favorece la defensa de la directriz básica de “Un País, Dos Sistemas” y favorece la defensa del estatus de Hong Kong como centro financiero, comercial y naviero internacional.

7. La investigación sobre el origen del COVID-19

En la cuestión del origen del virus, la distancia que marca las diferencias entre China y algunos políticos estadounidenses es la misma entre la verdad y la mentira, dejando al descubierto el contraste entre la ciencia y los prejuicios.

La historia debe escribirse con la verdad y los hechos, y no debe ser deformada ni contaminada por la mentira. Hemos de ser fieles a nuestra conciencia y la razón, a fin de dejar una memoria colectiva objetiva y veraz de la humanidad sobre la historia de COVID-19.

China es abierta a la cooperación de la comunidad científica internacional para una investigación científica sobre el origen del virus. Sostiene que este proceso debe persistir en el profesionalismo, la imparcialidad y el espíritu constructivo.

La investigación deber estar libre de toda interferencia política, respetar la igualdad de los diversos países en soberanía, y rechazar la “presunción de culpabilidad” en cualquiera de sus formas. Es imperativo investigar todos los países estrechamente vinculados a COVID-19 y persistir en los principios de apertura, transparencia, objetividad y raciocinio.

8. Los lazos China-Europa

China y Europa, en vez de ser rivales sistémicos, somos socios estratégicos omnidireccionales.

Los contactos entre China y Europa deberían desembocar en un círculo virtuoso de ganancias compartidas, y no una competición eliminatoria donde uno gana y el otro pierde.

Frente a esta crisis sin precedente, China y Europa deben superar las diferencias ideológicas y liberarse del escepticismo autocumplido para pronunciarse al unísono a favor de la solidaridad y la cooperación.

9. Las acusaciones contra China

Los llamados “reclamos de indemnización” para exigir responsabilidad a China no están respaldados por hechos, fundamentos legales ni precedentes internacionales, y por eso, son del cabo al rabo, un “producto inventado de la nada”.

Las acciones antiepidémicas de China, con una clara cronología, están explícitamente expuestas ante el mundo, y los datos y cifras reportados por China son tan veraces para pasar por toda prueba de la historia y del tiempo.

Aquellos que pregonan los llamados “reclamos de indemnización” contra la víctima y falsifican todo tipo de “evidencias” para demandantes abusivos, están atropellando la legalidad internacional y atentan contra la conciencia humana, por eso no tienen respaldo de los hechos, la razón, y la ley.

La China de hoy ya no es la misma de hace 100 años, ni el mundo tampoco. Quienes pretenden violar la soberanía y la dignidad de China con pleitos abusivos y robar los frutos arduamente conquistados por nuestro pueblo con chantajes están soñando despiertos y terminarán por humillarse a sí mismos.

10. La cooperación entre China, Japón y la República de Corea

La solidaridad entre los tres pueblos ha dejado escritos nuevos capítulos de su amistad tradicional.

La cooperación antiepidémica entre China, Japón y la República de Corea sirve de una pauta para el mundo y aumenta la confianza de la comunidad internacional.

China está dispuesta a reforzar la cooperación con Japón y la República de Corea, así como con el resto del mundo, para vencer cuanto antes COVID-19, revitalizar la economía de Asia Oriental y aportar más sabiduría y fuerza del Oriente al desarrollo regional y mundial.

11. La futura agenda de la diplomacia de China

Aunque COVID-19 ha puesto pausa al relacionamiento entre países, la diplomacia china no ha cesado sus pasos, sino avanza en contra de las circunstancias desfavorables, dando inicio a una “diplomacia en la nube”.

Desde la aparición de la enfermedad, el Presidente Xi Jinping viene dirigiendo en persona la diplomacia contra COVID-19 a través de la diplomacia de Jefes de Estado y como líder de un gran país, se ha dedicado a promover la cooperación internacional.

La diplomacia china, con la asiduidad del control y tratamiento de COVID-19 como trasfondo, tendrá como objetivo 5 focos destacados.

12. La ayuda de China a la lucha africana contra COVID-19

África es un buen hermano con el que China comparte aliento y futuro. Los pueblos chino y africano han luchado hombro a hombro en la liberación nacional, han avanzado tomados de la mano en el camino de desarrollo, y han cooperado estrechamente en la lucha contra el Ébola hace unos años. Frente al nuevo coronavirus, China y África siguen solidarizándose y apoyándose en momentos de dificultad.

Promoveremos e implementaremos activamente la iniciativa de la suspensión del servicio de la deuda adoptada por el G20, aliviaremos la deuda de países africanos y consideraremos brindar mayor apoyo por vía bilateral a los países africanos con extrema dificultad, ayudando a nuestros hermanos africanos a salvar este escollo.

Confiamos en que, con los esfuerzos conjuntos de China, África y el resto de la comunidad internacional, África, continente rebosante de juventud, vencerá sin duda alguna COVID-19 y logrará un desarrollo más pujante y acelerado.

13. El servicio de la diplomacia china al desarrollo nacional

La construcción integral de una sociedad modestamente acomodada es un objetivo centenario y la erradicación de la pobreza, un sueño milenario. Estas dos metas históricas definen el trabajo de todo el país en 2020 y también encomiendan una gran responsabilidad a todos los compañeros del servicio exterior de China.

En el servicio exterior, debemos adaptarnos a las nuevas circunstancias, resolver los nuevos problemas, desplegar un trabajo creativo, con miras a minimizar el impacto de la propagación extranjera de COVID-19 a la vida y la salud de nuestro pueblo y a nuestro desarrollo socioeconómico, y en paralelo explorar nuevas oportunidades de desarrollo en medio de la cooperación con otros países contra COVID-19.

14. La diplomacia de “lobo guerrero”

Para hacer juicio sobre algo, hay que distinguir entre lo justo y lo injusto, y si no, una persona no tiene prestigio. Cuando se trata de un país, pierde credibilidad en el mundo.

El pueblo chino es amante de la paz y la armonía, que siempre trata a los demás con sinceridad y credibilidad. Los chinos jamás atropellamos a los demás, pero al mismo tiempo, somos firmes de carácter y acatamos los principios. Ante cualquier calumnia intencionada, la contraatacamos con medidas efectivas y defendemos resueltamente el honor y la dignidad de nuestro país. Ante cualquier difamación infundada, la combatimos con la verdad y los hechos y salvaguardamos inquebrantablemente la equidad, la justicia y la conciencia humana.

Dado que todos los países vivimos en la misma aldea global, debemos tratarnos con igualdad en procura de una convivencia armoniosa, y debemos actuar de común acuerdo entre todos en vez de obedecer lo dictado por alguno que otros países.

Sea cual sea el grado de desarrollo de China, no procuraremos la primacía ni la hegemonía en el mundo. Aquellos que acusan a China de buscar la hegemonía son precisamente los mismos que se obsesionan con preservar su hegemonía.

Esperamos que los países puedan actuar en sintonía con la concepción de la comunidad de futuro compartido de la humanidad, y tener más apoyos mutuos por encima de las acusaciones, y más cooperación por encima de la confrontación. Que trabajemos de la mano para crear juntos un porvenir más hermoso para el mundo.

15. El papel de la OMS

La justicia está en el corazón de todos. La posición internacional de la OMS y su legado histórico no quedarán eclipsados por el prejuicio de una exigua minoría de países. Quienes echan agua sucia a la OMS, terminarán por mancharse solo a sí mismos.

Los hechos han comprobado que los países que han escuchado y actuado conforme a las sugerencias de la OMS han logrado controlar con eficacia el virus, mientras que los que han desoído y rechazado sus recomendaciones, han pagado un alto precio.

La OMS es una organización internacional que agrupa a 194 países soberanos, y no está al servicio de ningún país individual, ni mucho menos se somete al país que paga más dinero.

La vida es lo más importante, y salvar la vida es la máxima prioridad. En este sentido, apoyar a la OMS significa apoyar la salvación de vidas. Esta es la opción natural de todos los países que actuamos de buena fe.

Frente al virus, quienes acosan y chantajean a la OMS carecen de un mínimo espíritu humano, y serán rechazados por la comunidad internacional.

16. La cooperación en el marco de la Iniciativa de la Franja y la Ruta

Los impactos de COVID-19 sobre la cooperación en el marco de la Franja y la Ruta son temporales y parciales. Al superar COVID-19, la construcción conjunta de la Franja y la Ruta tendrá una base más consolidada, mayor pujanza y perspectivas más amplias.

La base de la Franja y la Ruta se arraiga en los intereses tangibles a favor de los pueblos de los distintos países, su fuerza motriz viene de la firme voluntad de los países al desarrollo conjunto, mientras que sus perspectivas derivan de las nuevas áreas de cooperación.

La convicción y la determinación de China de promover la Franja y la Ruta junto con los distintos países siguen invariables. Seguiremos persistiendo en los principios de consulta, cooperación y compartición, los valores de apertura, ecología y moralidad, y cumpliendo los objetivos de sostenibilidad, altos estándares y beneficio para los pueblos, para hacer de la Franja y la Ruta una verdadera ruta de desarrollo, cooperación y salud.

17. Las vinculaciones China-ASEAN

Las relaciones y la cooperación entre China y la ASEAN siempre han salido más fortalecidas de las crisis, bien sea la financiera asiática o sea la financiera internacional.

Estamos convencidos de que, al entrar en su madurez, las relaciones entre China y ASEAN se volverán más enérgicas y daremos pasos más sólidos y firmes hacia una comunidad más estrecha de futuro compartido.

En el primer trimestre del año, el comercio de bienes China-ASEAN aumentó un 6,1%, lo que convierte por primera vez a la ASEAN en el primer socio comercial de China. Se trata de un voto de confianza que intercambiamos con respecto a las futuras perspectivas de desarrollo ante los desafíos comunes.

Lo que no nos derriba nos hace más fuertes. Saldremos más fortalecidos de las tempestades.

18. La situación de la Península coreana

Para dar una solución real a la cuestión peninsular, aparte de dialogar, es más importante actuar.

La solución de la cuestión nuclear de la península ya está esbozada. Que no dejemos perder una vez más las oportunidades de concretar la solución.

19. La cuestión de Taiwán

Los habitantes en Taiwán son nuestros compatriotas de carne y hueso. Siempre seguimos de cerca la situación epidémica en la isla y siempre estamos preocupados por la seguridad sanitaria de los compatriotas de Taiwán.

Las autoridades taiwanesas, haciendo caso omiso del bienestar del pueblo, se niegan a reconocer el consenso del 1992 que reafirma la pertenencia de ambas orillas del Estrecho de Taiwán a la misma China, y son ellas quienes cierran la puerta para la coordinación interribereña en la gestión de los asuntos exteriores.

La reunificación de China es una tendencia histórica irreversible. Nadie ni ninguna fuerza puede detenerla.

Instamos a EE. UU. a que reconozca plenamente la alta sensibilidad de la cuestión de Taiwan y que se adhiera al principio de una sola China y a los tres comunicados conjuntos China-EE. UU. Advertimos a EE. UU. que deje sus ilusiones irrealistas y cálculos motivados por razones de política interna y que no intente desafiar el límite de principio de China.

20. La situación del mar meridional de China y

las consultas sobre COC

Es absurdo afirmar que China utilizará COVID-19 para expandir su presencia en el Mar Meridional.

Los barcos y aviones cargados de insumos antiepidémicos van y vienen sobre este Mar, que está convirtiéndose en un mar de solidaridad y cooperación entre China y ASEAN.

Ciertos países extrarregionales siguen mandando más aviones y buques militares a estas aguas para ostentar sus fuerzas armadas, obstinándose en desestabilizar la situación de este Mar arduamente lograda. Estos actos son malintencionados y despreciables.

China y los países de ASEAN han llegado al explícito consenso de culminar COC a la mayor brevedad. Nuestra confianza y determinación de cumplir este objetivo es firme y no será perturbada ni socavada por ninguna fuerza extrarregional.

21. La protección consular

La Cancillería y las misiones diplomáticas y consulares chinas nos ponemos a trabajar inmediatamente, hacemos todo lo posible para desplegar una operación especial de protección consular sin precedente en todo el mundo.

Desde la aparición de la enfermedad, la patria siempre está en vilo por el bienestar de los ciudadanos chinos en el ultramar.

A los compatriotas en tierras ajenas, la patria siempre está detrás de ustedes y en todo momento las misiones diplomáticas y consulares chinas están con ustedes.

Para la diplomacia china, servir al pueblo es nuestro objetivo irrenunciable. En estos meses especiales, cada jefe de misión y cada uno de los funcionarios de las embajadas y los consulados, con un alto sentido de responsabilidad, se han mantenido firmes en sus puestos, desafiando al riesgo de contagio y dispuestos a hacer sacrificios.

22. La situación de Afganistán

Actualmente, con la rápida evolución de la situación afgana, el país se está acercando a la paz como nunca antes. Pero el camino por delante no es del todo llano.

El pueblo afgano tiene derecho a liberarse de la sombra de las guerras y vivir una vida feliz. El pueblo chino, como vecino, amigo y hermano, siempre está firmemente del lado del pueblo afgano.

23. La diplomacia ayuda la respuesta ante la pandemia y el desarrollo de la Provincia de Hubei

En esta ardua batalla, el pueblo de Hubei y Wuhan ha hecho enormes esfuerzos y sacrificios, aportando excepcionales contribuciones a la lucha contra COVID-19 en todo el país e incluso en el mundo en general.

En nombre de todos los compañeros del servicio exterior, quisiera rendir alto homenaje al heroico pueblo de Hubei y Wuhan.

La Cancillería está dispuesta a celebrar de nuevo un especial acto promocional exclusivamente para Hubei, para presentar ante el mundo una Hubei y una Wuhan renacidas de las cenizas, y para que los pueblos del mundo conozcan mejor a Hubei y apoyen a Wuhan.

Para sus Amigos :   
Imprimir