Portada > Noticias de la Embajada
Palabras del Embajador Zou Xiaoli en la Recepción con motivo del 70º Aniversario de la Fundación de la República Popular China
2019/09/18

Esta noche, nos reunimos con gran regocijo en la Ciudad de Buenos Aires, capital de Argentina que se ubica a más de 20 mil kilómetros de la capital china Beijing, con objeto de celebrar solemnemente el 70º Aniversario de la Fundación de la República Popular China. Séame permitido expresar, en nombre de nuestra Embajada, el sincero agradecimiento a todos los invitados presentes en esta recepción y espectáculo especial, al Regimiento de Granaderos a Caballo General San Martín y al CCK, junto con transmitir los cordiales saludos a todos los compatriotas de la comunidad china en Argentina y la calurosa bienvenida a los artistas del Conjunto de Opera y Danza de Hangzhou.

El primero de octubre de 1949, el Presidente Mao Zedong declaró con solemnidad la fundación de la República Popular China en el Pórtico de Tian’anmen de Beijing. A partir del entonces, el pueblo chino se ha puesto de pie con firme dominio del destino del país y la nación entera, inaugurando una gran marcha hacia las nuevas maravillas del progreso de la humanidad. En las últimas siete décadas, bajo el liderazgo del Partido Comunista de China (PCCh), nuestro país se ha consolidado como la segunda economía mundial, con un salto histórico de su poderío nacional integral, lo cual nos ha liberado del infame estigma del “enfermo de Asia Oriental”. En 2018, el PIB de China alcanzó los 13.6 millones de millones de dólares, multiplicándose por 175 veces respecto a la cifra de 1952, lo que permite a nuestro país ser la primera potencia manufacturera y comercializadora de bienes, la segunda consumidora de bienes y receptora de capital foráneo. Para mostrar algunos números, China dispone de una red ferroviaria de alta velocidad de 29 mil kilómetros, un 60% de la total mundial, la mayor red móvil de banda ancha del mundo con 1310 millones de usuarios y una matriz energética de la que la energía limpia representa el 23,5%, ubicando a China en la vanguardia mundial en materia de la energía no fósil.

Gracias a la guía del PCCh, los últimos 70 años han sido testigo de las transformaciones titánicas que han llevado al pueblo chino de la difícil supervivencia a una sociedad modestamente acomodada en todos los sentidos. En 2018, el Ingreso Nacional Bruto y el Ingreso Disponible per cápita rondaron respectivamente los 9732 dólares y 4151 dólares, hecho que contribuye a la continua expansión de la mayor población con renta media del mundo. En comparación con la esperanza de vida de 35 años en 1949, esta cifra ha ascendido a los 77 años el año pasado. En 1978 hubo una población rural necesitada de 770 millones y este número se ha disminuido a 16,60 millones en 2018, con lo cual nos convertimos en el primer país en vías de desarrollo que cumple los objetivos sobre el alivio de la pobreza establecidos por la ONU, con un aporte superior al 70% a la reducción global de la pobreza.

Transcurridos los 70 años, China, conducida por el PCCh, culminó una transformación histórica del cierre o semicierre a la apertura omnidireccional, lo que conlleva a la estrecha conexión entre el destino de China y el futuro del mundo. Nuestro país ya tiene establecidas las relaciones diplomáticas con 178 países con asociaciones de diversos tipos con 110 naciones y organizaciones regionales, entre las cuales sesenta son denominadas Asociación Estratégica Integral. China ha pasado a ser el segundo donante de recursos de la ONU y el que más cascos azules envía entre los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad. En los nuevos tiempos, el Presidente Xi Jinping lanzó la Iniciativa de la Franja y la Ruta que se ha granjeado una amplia acogida de la comunidad internacional, traducida en la suscripción de los instrumentos de cooperación concernientes en dicho marco entre China y más de 160 países y organismos internacionales. Cabe señalar que China se ha sumado en forma profunda y con enorme contribución a la respuesta internacional conjunta a los desafíos globales como el cambio climático, el terrorismo y la ciberseguridad.

Durante estos siete decenios, China, bajo la dirección del PCCh, ha sabido salvaguardar siempre sus intereses tocantes a la soberanía, la seguridad y el desarrollo, oponiéndose categóricamente al hegemonismo y la política de fuerza en todas sus manifestaciones. Seguimos firme e invariablemente el principio de una sola China en la cuestión de Taiwán, con la resuelta determinación de luchar contra cualquier intento secesionista. En 1997 y 1999, China recuperó sucesivamente el ejercicio de la soberanía sobre Hong Kong y Macao. Con el propósito de poner la diplomacia al servicio al pueblo, no escatimamos esfuerzos por proteger los derechos e intereses legítimos de los ciudadanos y empresas chinas en el ultramar. Asimismo, estamos firmemente convencidos de la igualdad de todas las naciones, sean grandes o pequeñas, poderosas o débiles, ricas o pobres, y la solución de las discrepancias y conflictos mediante el diálogo y las consultas, en rechazo al arbitrario uso de la fuerza o la amenaza con la misma.

Los setenta años pasan volando y transformando. Los hechos han comprobado que la dirección del PCCh constituye la elección de la historia y del pueblo y el socialismo con peculiaridades chinas representa el único camino acertado acorde a las realidades nacionales. En esta trayectoria de setenta años, el pueblo chino dirigido por el PCCh se ha sobrepuesto a los escollos y vicisitudes para hacer realidad un gran salto desde la búsqueda de la liberación hasta la prosperidad y el robustecimiento de la nación china. Nuestro desenvolvimiento no sólo ha beneficiado a los chinos, sino que también representa una contribución trascendental a la noble causa de la paz y el desarrollo de la humanidad.

Señoras y señores, compatriotas y amigos,

En la actualidad, bajo la conducción del Comité Central del PCCh con Xi Jinping como su núcleo, el pueblo chino está avanzando hacia la materialización del sueño chino que radica en el gran resurgimiento de nuestra nación. Tenemos la convicción y capacidad de profundizar la reforma integral, ampliar la apertura y mantener un crecimiento económico estable en aras de la prosperidad común de todos los chinos. Contamos con la confianza y la fuerza para salvaguardar la soberanía e integridad territorial, lograr la reunificación pacífica del país y preservar la prosperidad y estabilidad duradera de Hong Kong y Macao. Nos asiste la convicción de poner en marcha más luchas con renovadas características históricas para superar todo tipo de obstáculos predecibles e imprevisibles, en aras de un éxito aún mayor. Albergamos la confianza y las condiciones de trabajar junto con el resto de los países y pueblos amantes a la paz, a fin de defender la equidad y justicia internacional y alcanzar el desarrollo compartido.

Pese a la gran distancia que separa nuestros dos países, con el transcurso de los últimos 47 años a raíz del establecimiento de los lazos diplomáticos, China y Argentina se han unido en una relación cada día más intensa, que se caracteriza por la creciente cooperación mutuamente beneficiosa y un mayor afecto entre ambos pueblos. Adhiriéndose a los principios de respeto mutuo y el trato en pie de igualdad, ambas partes han mantenido un apoyo recíproco en los temas que atañen a sendos intereses vitales como la soberanía, y una excelente coordinación en los asuntos internacionales y regionales. Quisiéramos expresar nuestra gratitud al Gobierno y pueblo argentino por brindar su permanente apoyo de múltiples formas a China y su pueblo. Hacemos patente nuestra admiración y felicitación a los numerosos inmigrantes chinos en Argentina, quienes añorando a su tierra de origen, han aportado positivamente al desarrollo de China y a la amistad y cooperación entre nuestros dos países. Frente a los crecientes retos y riesgos del mundo actual, nos hallamos en la disposición de trabajar junto con la parte argentina para estrechar la comunicación y cooperación, avanzando con las manos cogidas, a fin de planear y promover la Asociación Estratégica Integral China-Argentina, con una visión más amplia, una convicción más firme y una resiliencia duradera, en beneficio de nuestros pueblos y las respectivas causas de revitalización nacional.

Festejemos esta noche el 70 Aniversario de la Fundación de la República Popular China con música, danza, canciones, aplausos y sonrisas, acompañados por los artistas de Hangzhou. Formulemos los mejores votos por la prosperidad y fortaleza de nuestra gran patria China, por la felicidad y el bienestar del pueblo chino, por más frutos de la colaboración amistosa China-Argentina y por la felicidad familiar y ventura personal de todos ustedes aquí presentes. Muchas gracias.

Para sus Amigos :   
Imprimir