Portada > Noticias de la Embajada
Palabras del Embajador Zou Xiaoli en la Inauguración del Foro de Empresarios China-Argentina
2019/09/26

En los últimos años, la cooperación económico-comercial entre China y Argentina viene desarrollándose en una dirección diversificada, equilibrada, sostenible y de alta calidad, dibujando un esquema con la agricultura, la infraestructura, la cooperación financiera como pilares y la alta tecnología, la nueva energía, la minería, la medicina, la protección medioambiental, el turismo y los servicios como nuevos puntos de crecimiento. En 2018, el volumen de nuestro comercio bilateral fue de 11,94 mil millones de dólares estadounidenses, la inversión china en Argentina totalizó unos 11,74 mil millones de dólares y la contratación de obras por parte de las empresas chinas superó los 20 mil millones de dólares. En la actualidad, 74 empresas chinas ya están establecidas en Argentina, incluyendo las del ranking Top 100 mundiales como ICBC, Bank of China, Sinopec, CNOOC, CSCEC y CREC, así como las del Top 500 mundiales como COFCO, CITIC, Power China, CMEC, CCCC, COSCO, CRRC, Shaanxi Coal and Chemical Industry Group. Cabe destacar, los proyectos ejecutados por las empresas chinas han contribuido a la creación directa de casi 20 mil empleos locales y casi 100 mil puestos de trabajo indirectos. En lo que va del año, se ha concretado el acceso de los productos argentinos como la miel, carne de cerdo y harina de soja al mercado chino. Hoy por hoy, Argentina ha reemplazado a Brasil como el mayor proveedor de carne vacuna a China, en tanto que China abre continuamente su mercado a los productos agrícolas argentinos, motivo por el cual se ha imprimido un enérgico impulso en la producción agrícola argentina y su comercio exterior. La finalización de los numerosos proyectos de infraestructura en construcción y a construirse brindará un fuerte apoyo para el desarrollo económico y social argentina. Al mismo tiempo, las empresas chinas también consiguen ingresar al vasto mercado de América Latina a través de su cooperación con la parte argentina. Se podría decir que la cooperación sino-argentina se basa totalmente en el respeto mutuo y el beneficio mutuo, un ejemplo de la cooperación Sur-Sur y la de las economías emergentes, lo cual ha enriquecido y profundizado en gran medida la Asociación Estratégica Integral entre nuestros países.

En la actualidad, ante la ralentización del crecimiento económico mundial que presenta una presión bajista cada vez mayor y el aumento de las incertidumbres, los países, incluyendo China y Argentina, afrontan desafíos de distintas índoles. Siendo íntimos amigos, buenos socios y miembros del G20, China y Argentina deben tener una mayor comunicación y cooperación para preservar y promover los intereses comunes, a la vez de tomar medidas efectivas para enfrentar la situación complicada y cambiante.

En primer lugar, hay que mantener la estabilidad y la durabilidad de la cooperación, para que no se vea afectada por las dificultades temporales. Nuestros megaproyectos de cooperación han exigido ingentes esfuerzos y revisten una trascendental importancia práctica y estratégica. Ambas partes deberían, de conformidad con los acuerdos firmados y el consenso alcanzado, asumir sus respectivas responsabilidades, atender las preocupaciones de la otra, resolver los problemas surgidos y continuar trabajando juntos para la implementación de dichos proyectos. El tiempo y la historia probarán que nuestros esfuerzos actuales de hoy dan acierto y valor, acorde con nuestros intereses comunes y de largo plazo.

En segundo lugar, es necesario fortalecer la coordinación, planificación e interacción para que nuestra colaboración sea cada vez más productiva. En el transcurso del año corriente, gracias a los esfuerzos conjuntos de ambas partes, la exportación de los productos agropecuarios argentinos a China ha registrado un sustancial aumento. En salvaguarda de esta tendencia alentadora que pueda superar los desafíos previsibles e imprevisibles, se requiere trabajar aún más, a saber, llevar a cabo la cooperación agropecuaria en toda su cadena de valor, a fin de estrechar los lazos de intereses mutuos; impulsar la cooperación sobre la infraestructura de transporte, con miras a reducir los costos logísticos para aumentar la competitividad de los productos agrícolas; poner en marcha la cooperación en el procesamiento profundo agrícola, a efecto de aumentar el valor agregado de los productos argentinos. La casa matriz de muchas empresas chinas dedicadas al desarrollo de infraestructura en Argentina tiene la capacidad y el interés de invertir en la agricultura, industria manufacturera y servicios de Argentina. Se tratan de los socios ideales de empresas argentinas para posible cooperación en múltiples sectores.

En tercer lugar, es indispensable aprovechar al máximo las nuevas oportunidades, tecnologías y modalidades comerciales para convertir los nuevos polos de crecimiento en los flamantes éxitos de la cooperación. La cooperación entre China y Argentina va rumbo a un desarrollo verde, ecológico y sostenible, mostrando ya una tendencia alentadora. Se prevé que China pasará a ser el mayor país emisor de turistas antárticos. Para compartir oportunidades de desarrollo, las partes ya se han puesto en acción. Este mes, se entregará el primer crucero de expedición polar de fabricación china con la tecnología más avanzada del mundo, que partirá del Puerto de Ushuaia a principios de noviembre en su primera expedición a la Antártida. El barco,de bandera belga y propietario estadounidense es fabricado por una empresa china y operado por una australiana. Otros cruceros similares están siendo producidos en astilleros chinos. Argentina tiene condiciones únicas para el desarrollo del turismo en la Antártida y China está dispuesta a explorar nuevas vías y formas para ampliar nuestra cooperación en dicho sector. Quizá no es muy conocido que a través de adquisiciones internacionales, una compañía china ambiental no sólo se ha convertido en la operadora del saneamiento urbano en Buenos Aires, sino que también tiene la intención de invertir en plantas termoeléctricas con los residuos urbanos como materia prima para contribuir a resolver gradualmente la contaminación ambiental causada por los vertederos. Además, las tecnologías en que China lleva liderazgo, tales como 5G, la transmisión UHV, la energía nuclear y la extracción de cloruro de litio son muy adecuadas a las necesidades de Argentina, área en que se contemplan perspectivas de cooperación.

En cuarto lugar, impera fortalecer la cooperación regional y subregional en aras de una mejor interconectividad. Se trata tanto de la necesidad del desarrollo económico regional como de la consecuencia necesaria de la tendencia de globalización. La parte china está dispuesta a trabajar con la argentina para integrar la iniciativa de la Franja y la Ruta tanto con la estrategia argentina de desarrollo como con la de otros países de América del Sur y otras regiones. Cabe señalar que la cooperación en el marco de dicha iniciativa en vez de debilitar la cooperación entre China y Argentina, fortalecerá las ventajas de posición geográfica de Argentina y mejorará la escala y la calidad de la cooperación chino-argentina, vislumbrando amplias perspectivas para la cooperación bilateral. Estamos a la expectativa de que la parte argentina continúe promoviendo las relaciones entre China y Mercosur, con impulso al estudio de viabilidad sobre un posible Acuerdo de Facilitación Comercial entre China y Mercosur, lo cual reviste un significado relevante y trascendental.

En la actualidad, nuestras relaciones y cooperación en diversos campos se encuentran en una etapa crucial. Debemos consolidar la confianza mutua a través de la revisión de los frutos cosechados, enfrentar los desafíos con las manos cogidas y renovar pensamientos y métodos con una visión de largo plazo para encontrarse a la vanguardia de nuestros tiempos. La parte china siempre aprecia y valora la Asociación Estratégica Integral China-Argentina, y continuará trabajando con el gobierno y todos los círculos sociales de la parte argentina para impulsar una cooperación práctica a un nivel superior y más frutífera, que sirve al desarrollo de los dos países y beneficia a los dos pueblos.

Muchas gracias

 

Para sus Amigos :   
Imprimir