Portada > Noticias de la Embajada
El Embajador Yang Wanming publicó una nota de opinión conmotivo del 45° Aniversario de las Relaciones Diplomáticas entre China y Argentina
2017/02/22

       Con motivo del 45° Aniversario de las Relaciones Diplomáticas entre China y Argentina, alrededor del día 19 de febrero, el Embajador Yang Wanming publicó una nota de opinión en El Clarín, diario con más circulación en el país, así como en el suplemento China Watch de El Cronista, sitio de web de la revista Dangdai y de la Agencia de Noticias Xinhua, respectivamente.

 

A continuación el texto completo de la nota.

Más Esfuerzos para renovar la Asociación Estratégica Integral

-Conmemoración del 45º Aniversario de las Relaciones Diplomáticas China-Argentina

Por Yang Wanming, Embajador de China en Argentina

Entre los años 1993 y 1995 tuve mi primera misión diplomática en Argentina. Conservo estupendos recuerdos acerca del romántico y optimista pueblo argentino, las extensas y fértiles pampas, el puro vino tinto, el elegante tango y el fútbol de gran habilidad, los cuales a mi entender representan las singularidades de este país. Cuando en el año 2014 volví a Argentina, esta vez asumiendo el cargo de Embajador, los antiguos lugares y los viejos amigos me hicieron sentir su cercanía y hospitalidad. Por esto es que, con gran satisfacción, veo hoy estrecharse nuestras relaciones binacionales, transformando una amistad tradicional en una Asociación Estratégica Integral.

El próximo 19 de febrero, se cumplirá el 45º Aniversario del establecimiento de las relaciones diplomáticas entre China y Argentina, motivo por el cual quisiera expresar, en nombre del Gobierno y del pueblo chinos, sinceros agradecimientos y mejores deseos a todos aquellas personas que se han dedicado al desarrollo de nuestras relaciones bilaterales.

China y Argentina, situados en dos extremos opuestos de la Tierra, y a pesar de la distancia que los separa, mantienen una amistad de larga data que se renueva y fortalece con el transcurrir del tiempo. Nos complace observar que después de 45 años de desarrollo, en la actualidad se ha profundizado la confianza política mutua de manera contínua, y que tanto la cooperación económica y comercial como los intercambios culturales y humanos han obtenido éxitos fructíferos. Fue especialmente en 2014, a raíz del establecimiento de la Asociación Estratégica Integral, cuando las relaciones bilaterales entraron en una vía rápida, distinguiéndose por su multidireccionalidad, su amplio alcance y su enfoque en múltiples niveles, situándose en su mejor etapa histórica.

A lo largo de estos 45 años, China y la Argentina se han convertido en amigos sobre la base de la igualdad y la confianza mutua. Históricamente, China ha mantenido una relación amistosa con cada Gobierno argentino. En los últimos años, los intercambios de alto nivel entre ambos gobiernos, Congresos, partidos políticos y provincias fueron muy frecuentes, profundizando la confianza política mutua y la coordinación estratégica. Los mecanismos binacionales de cooperación se han perfeccionado de manera constante, lo que se traduce en la creación sucesiva de varios mecanismos de diálogo, como la Comisión Permanente Intergubernamental, la Comisión de Diálogo Político Interparlamentario, el Diálogo Estratégico para la Cooperación y Coordinación Económica, las Consultas Políticas entre las dos Cancillerías, la Comisión Mixta Económico-Comercial y la Comisión Mixta para la Cooperación Científico-tecnológica, entre otros. Este proceso no sólo planifica y orienta la cooperación de los respectivos terrenos, sino que también genera mecanismos que garantizan el acoplo de la estrategia de desarrollo y la necesidad de cooperación entre los países.

Ambas partes siempre han tomado en consideración y cuidado las preocupaciones fundamentales de una y otra. China apoya firmemente el reclamo soberano sobre las Islas Malvinas de la Argentina, abogando por la solución pacífica del conflicto, a través del diálogo y las negociaciones sobre la base de las resoluciones pertinentes de las Naciones Unidas. A su vez, los gobiernos argentinos siempre se han adherido con firmeza a la política de "una sola China". Además, ambos países comparten posiciones similares en la Agenda 2030 para el desarrollo sostenible, el cambio climático, el G20 y otras agendas globales importantes, manteniendo buena comunicación y coordinación.

Durante estos 45 años transcurridos, China y la Argentina se han convertido en socios de beneficio mutuo y ganancia compartida. En la actualidad, China es el segundo socio comercial de Argentina, el mayor destinatario de exportación agrícola y la tercera mayor fuente de inversión. La cooperación económica y el comercio bilateral se han desarrollado de manera acelerada, abarcando mercancías más variadas y contando con una estructura más equilibrada. En 2016, el volumen comercial bilateral alcanzó los US$12.3 mil millones, el volumen comercial actual de 10 días alcanzando a la totalidad anual de hace 20 años. Debe destacarse que la carne argentina es la favorita de los chinos, convirtiendo a la República Popular China en su mayor comprador, adjudicándose un 40% del volumen total exportado por Argentina. Por otra parte, en los últimos 5 años, el stock de inversión china en el país ha superado los US$8.000 millones, contando con la presencia de más de 50 empresas chinas que despliegan sus negocios en diversas regiones. La cooperación sustancial bilateral en sectores estratégicos como el transporte ferrocarril, la energía, las telecomunicaciones, la agricultura, la infraestructura y las finanzas, avanza favorablemente, promoviendo con vigor la prosperidad económica de ambas naciones.

Con el paso de estas cuatro décadas y media de relación, los dos países han enlazado su amistad a partir de la convergencia de sus culturas. Desde ambas partes se promueve activamente la realización de intercambios y la cooperación en las áreas referidas a cultura, educación, ciencia y tecnología, y deportes. De esta manera, son frecuentes los intercambios y visitas mutuas entre los diversos círculos de la sociedad, tales como universidades, think tanks, medios de comunicación y grupos artísticos. En los últimos años, se desarrollaron centenares de exposiciones y representaciones variadas, gracias a los cuales se ha ido consolidando cada día más la base social de esta amistad bilateral. El Festival del Año Nuevo Chino ha sido objeto de gran acogida por el pueblo local, una marca cultural famosa de Argentina y el festival más convocante en toda la región latinoamericana. Las becas otorgadas por el Gobierno chino a ciudadanos argentinos siguen creciendo en número y popularidad año a año, posibilitando la presencia de más de 400 jóvenes financiados estudiando en China. Asimismo, bajo la cooperación de ambos países, se han abierto en Argentina dos Institutos Confucio y tres Aulas Confucio, que se constituyen como plataforma facilitadora para el acercamiento y el reconocimiento entre nuestros pueblos, aumentando el fervor por el aprendizaje del idioma chino y el creciente interés por China dentro de la sociedad argentina.

Gracias al esmero de los mandatarios de ambos países, también se registran avances en los intercambios y la cooperación en materia futbolística. Recientemente, la estrella de fútbol argentina Carlos Tevez, jugador favorito del pueblo chino, firmó contrato con el equipo Shanghai Shenhua, representando un punto culmine de la cooperación en este terreno. Poseedora de recursos turísticos de carácter espectacular, Argentina ya se posiciona como el principal país receptor de turistas chinos en América del Sur. Este año se celebrará en China el Año del Turismo en Argentina, que indudablemente seducirá a más ciudadanos chinos a elegir este país como destino de viaje. Este tipo de intercambio entre nuestros pueblos con seguridad impulsará el acercamiento y el conocimiento mutuo.

El 2016 fue un año en que la Asociación Estratégica Integral China-Argentina se desarrolló de manera destacable. Durante los dos encuentros que sostuvieron el Presidente Xi Jinping y su homólogo Mauricio Macri, en el marco de la Cumbre de Seguridad Nuclear en Washington y la Cumbre del G20 en Hanzhou, respectivamente, los mandatarios llegaron a importantes consensos para afinar las relaciones binacionales de esta nueva etapa, trazando la orientación para estrechar la coordinación estratégica y la cooperación sustancial en todos los terrenos.

Durante la primera mitad del año en curso, el Presidente Macri realizará una visita de Estado a China, que abrirá nuevas oportunidades para las relaciones bilaterales. Estamos a la expectativa de aunar esfuerzos, aprovechando esta oportunidad para cosechar los frutos del conjunto de experiencias acumuladas en los últimos 45 años, sin dejar la exploración y renovación, con el fin de llevar la mencionada Asociación Estratégica Integral China-Argentina a un nuevo nivel.

Para ello, en primer lugar, es primordial profundizar permanentemente la confianza política mutua. En la actualidad, China y Argentina se hallan en etapas clave para la transformación de sus niveles de desarrollo. Por un lado, China avanza hacia los ¨ dos objetivos de Centenarios ¨, mientras que Argentina impulsa proactivamente una ruta de reformas con objetivos tales como el de “Pobreza cero”. Puede decirse que, hacer los países más poderosos, las sociedades más justas y equitativas, y los pueblos más felices serán deseos compartidos por los dos Gobiernos y pueblos. Existe un antiguo dicho chino que dice ¨la sabiduría menor es manejar cosas, la sabiduría mayor es administrar el sistema¨. En el futuro, ambas partes deberían potenciar los intercambios de alto nivel entre Gobiernos, Congresos y Provincias, para perfeccionar de manera constante los diferentes mecanismos de diálogo y cooperación ya existentes. Así podrá lograrse el objetivo de aumentar el entendimiento y reconocimiento de la ruta de desarrollo de uno y otro. Además, ambos países tiene que continuar apoyándose mutuamente en los cuestiones de interés fundamental de cada uno, manteniendo la confianza política mutua como base del desarrollo sostenible de las relaciones bilaterales.

En segundo lugar, deberían fortalecer la cooperación de beneficio mutuo y ganancia compartida. En el Foro de Davos celebrado hace poco, el Presidente Xi Jinping abogó por la globalización y planteó la ¨Propuesta China¨, que llamó la atención de todo el mundo y aumentó la confianza en el libre comercio y la inversión internacional. A raíz de la asunción del Presidente Macri, se ha desplegado una serie de reformas económicas, cuyo efecto fue reconocido por el exterior. En medio del contexto de resurgimiento del aislacionismo y del proteccionismo en potencias occidentales, y del significativo crecimiento de la incertidumbre e inestabilidad en la economía internacional, los dos mandatarios coinciden en temas clave como la apertura, el desarrollo y el libre comercio, que abrirán nuevas oportunidades para la transformación y actualización de la cooperación sustancial bilateral. De cara al futuro, ambas partes deberían, con un espíritu más abierto, definir el rumbo de la cooperación de beneficio mutuo en todos los ámbitos, seguir ampliando la magnitud del comercio y optimizar la estructura comercial. La cooperación binacional debe extenderse hacia terrenos no tradicionales, tales como finanzas, comunicaciones, manufacturas, nuevas energías, agricultura moderna y biotecnología, para formar un esquema más completo, equilibrado y diversificado de la cooperación sustancial entre China y Argentina.

En tercer lugar, hace falta impulsar aún más los intercambios y la convergencia culturales y humanas. Estos intercambios ya se han convertido en uno de los ámbitos más exitosos en las relaciones binacionales, por lo cual ambos países deberían mantener la tendencia positiva y la cooperación en terrenos de cultura, educación, deporte y turismo, empujar a más visitas mutuas de las cámaras, universidades, think tanks, medios de comunicaciones y grupos artísticos, con el fin de como sembrar en lo más profundo la semilla de la amistad sino-argentina.

Por último, es necesario fomentar la coordinación y la cooperación en asuntos internacionales. Argentina, una potencia en América Latina y representante de los mercados emergentes, juega un papel cada día más importante en el ámbito internacional. Siendo ambos importantes mercados emergentes y países en vías de desarrollo, China y Argentina comparten amplios intereses comunes. Por lo tanto, es de gran relevancia el fortalecer la comunicación y coordinación en cuanto a asuntos clave internacionales y regionales, tales como la reforma del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, la gobernación económica global, el cambio climático y la cooperación integral China-América Latina. Esto contribuirá no sólo a la amplificación de la influencia estratégica de las relaciones bilaterales, sino también a la salvaguarda de los intereses comunes de los países en vías de desarrollo. En el futuro, ambos países tendrían que estrechar la coordinación estratégica en la agenda internacional y regional de asuntos trascendentales, para construir una comunidad armoniosa de intereses comunes.

Las relaciones entre China y Argentina en este nuevo punto de partida ya desbordan el ámbito bilateral, dada su creciente influencia global. Como afirmó el Presidente Macri, "en el camino hacia el desarrollo, no existen las soluciones mágicas ni los atajos. Cada uno tiene que aportar desde su lugar, pensando globalmente y actuando localmente", lo que coincide con el antiguo dicho chino, "un viaje de cien millas empieza desde el primer paso". Estamos dispuestos a aunar los esfuerzos de la parte argentina, con el fin de explorar un futuro más brillante para la Asociación Estratégica Integral Sino-Argentina y dar más beneficios a nuestros pueblos.

 

Para sus Amigos :   
Imprimir