Portada > El Embajador > Discursos del Embajador
Por un Desarrollo con Alta Calidad de la Cooperación Económica y Comercial China-Argentina
2019/05/09

Estimado Sr. Presidente Pliauzer, Estimado Sr. Presidente Wu Hailong,

Estimados amigos funcionarios y empresarios, Señoras y señores:

Un cordial saludo a todos. El pasado 25 de febrero, tuve una conversación sustantiva sobre la cooperación económico-comercial entre China y Argentina con el Sr. Vicepresidente Mario Turzi y otros amigos argentinos. Acordamos celebrar un evento de mayor envergadura invitando a las personalidades de diversos círculos sociales de ambos países con miras a formular respectivas observaciones en torno a nuestra colaboración económica y comercial. Apenas se clausuró el II Foro de la Franja y la Ruta para la Cooperación Internacional, llegó a la Argentina la delegación del el Instituto de Relaciones Exteriores del Pueblo Chino (CPIFA) encabezada por su presidente Wu Hailong, hecho que contribuye favorablemente a la celebración de esta actividad. En esta ocasión, quisiera expresar mi sincero agradecimiento a la

Cámara de Comercio Argentina para Asia y Pacífico y a la delegación de CPIFA.

Los últimos años han sido testigo del gran dinamismo que caracteriza nuestros vínculos económico-comerciales con nuevos frutos constantemente. En materia de la agricultura, ganadería y pesquería, China se ha consolidado como el principal destino de exportación de los productos agropecuarios argentinos. Más de la mitad de la carne vacuna, el pollo y el maní, así como más del 85% de la soja que exporta Argentina se dirigen al mercado chino. Más de una decena de empresas chinas lideradas por el COFCO han invertido más de mil millones de dólares en el sector agropecuario de la Argentina. Tres compañías pesqueras chinas han establecido 5 plantas procesadoras, creando de manera directa e indirecta unos 2 mil puestos de trabajo. Ya hemos firmado los protocolos sanitarios que permiten el acceso a China los productos argentinos como la carne bovina enfriada y la congelada con hueso, arándano, cereza, miel, carne porcina, entre otros, lo cual ayudaría a la Argentina en su esfuerzo por pasar del "granero y carnicería" del mundo al "supermercado global".

En el área de la infraestructura, las empresas chinas han contratado obras por un valor superior a los 10 mil millones de dólares. Los proyectos emblemáticos tales como las represas de Santa Cruz, el Belgrano Carga y el Parque Fotovoltaico

Gauchari de la Provincia de Jujuy se encuentran en feliz marcha, con lo cual ambos países están dando pasos acelerados en la puesta en práctica tanto de los megaproyectos hidroeléctricos y ferroviarios como la exploración del potencial de cooperación en los relacionados con los hidrocarburos, infraestructura portuaria, transporte marítimo y fluvial.

En cuanto al sector financiero, el Ministerio de Hacienda de China ha emitido Principios Guía sobre la Financiación en el Marco de la Franja y la Ruta junto con sus homólogos de 27 países. Durante la Visita de Estado del Presidente Xi Jinping a Argentina a finales del año pasado, ambos Bancos Centrales convinieron en ampliar el monto de swap hasta 130 mil millones de yuanes. ICBC Argentina ya dispone de más de cien sucursales y más de un millón de clientes, convirtiéndose en el mayor banco de transacción de divisas. A principios de este año, el Banco de China fue autorizado para abrir sucursal en este país, constituyéndose en otra fuerza flamante para impulsar la cooperación sino-argentina.

Además, ambos países se empeñan en innovar permanentemente las modalidades de cooperación de alta tecnología como la energía nuclear, las telecomunicaciones, la aeroespacial, la nueva energía, la biotecnología y la farmacéutica. Los proyectos científicos como la planta fotovoltaica, la estación de observación de espacio lejano, el

telescopio así como la investigación agropecuaria han pasado a ser flamantes cartas de presentación de la colaboración binacional. Con el transcurso del tiempo, esto liberará una enorme fuerza impulsora para nuestra cooperación económico-comercial.

La cooperación sustantiva en materia económico-comercial sirve para estrechar los lazos de intereses mancomunados y aumentar el conocimiento recíproco entre ambos pueblos, lo cual deja sentada una base sólida para la cooperación a largo plazo, pero todavía afrontamos numerosos desafíos.

En la actualidad, a causa de la debilidad de la inversión internacional y el resurgimiento del proteccionismo, el crecimiento económico mundial ha registrado una ralentización, con la incertidumbre en la expectativa del mercado y la falta de confianza en el desarrollo. En el caso particular de nuestro comercio bilateral, en la exportación de Argentina a China aún protagonizan los productos primarios, caracterizados por la falta de variedad y bajo valor agregado. En la cooperación bilateral, todavía predomina la industria primaria, carente de la capacidad de resistencia a los riesgos, además de acusar la escasez de la cooperación en el scetor manufacturero. Nuestros gobiernos territoriales y sectores empresariales albergan vehemente expectativa por una mayor cooperación, sin embargo, les faltan los mecanismos y plataformas de cooperación complementaria.

En mi opinión, estos retos engendran en sí nuevas oportunidades para mejorar la calidad y la eficacia de nuestra cooperación. Si ambas partes pueden aunar los esfuerzos para superar el cuello de botella, no cabe duda que se producirá un renovado impulso para el incremento de la cooperación.

El presidente Xi Jinping subrayó en su discurso inaugural del II Foro de la Franja y la Ruta que deberíamos ser decididos en construir un esquema abierto, ecológico y exento de corrupción para materializar el desarrollo con alta calidad de la cooperación de la Franja y la Ruta, mediante amplias consultas, trabajo conjunto en aras de los beneficios compartidos. Ahí es donde queda señalado el rumbo en el que es menester fomentar un desarrollo estable y duradero de la cooperación para alcanzar un nivel más elevado.

Quería hacer mis propuestas concretas:

Primero, es necesario impulsar la cooperación agropecuaria y pesquera entre ambas partes en toda la cadena industrial con el propósito de elevar el valor agregado y la competitividad de los productos. Nuestros dos países deben optimizar la estructura de cooperación agropecuaria, aumentar la inversión en la investigación científica y llevar a cabo la colaboración en la mejoría de semilla, prevención de las plagas y el procesamiento profundo de productos agropecuarios para incrementar el valor añadido, a la vez de ensanchar la colaboración de inversión en

áreas de aprovechamiento de los terrenos, almacenaje y logística a fin de reducir el costo e incrementar la competitividad de los productos agrícolas. Ambas partes pueden abordar la colaboración en torno a la construcción de la base pesquera de abastecimiento integral, la industria astillera y el mantenimiento de buques para construir juntos las bases modelo de cooperación de agricultura, pesquería y ganadería.

Segundo, se trata de promover la expansión de la cooperación en la industria manufacturera con vista de explorar conjuntamente los terceros mercados. China se transforma de un importante fabricante en cantidad en una potencia manufacturera que cuenta con ventajas en la tecnología, el equipamiento y el capital, mientras que la Argentina dispone de un sistema industrial estructurado, los destacados investigadores científicos y unas manos de obra cualificadas, demandando la actualización y mejora industrial. Por ende, China y Argentina pueden avanzar con sintonía inaugurando un nuevo capítulo de la cooperación industrial a base de la complementariedad de nuestras respectivas ventajas. Quería poner énfasis en que las inversiones procedentes de empresas chinas tienen como propósito dirigirse al mercado global más amplio junto con la parte argentina, en vez de sólo ocupar el mercado argentino. Con tal de consolidar la confianza mutua, estaremos en condiciones de hacer realidad los principios del beneficio recíproco y

ganancias compartidas y universales.

Tercero, es imprescindible multiplicar las inversiones en las nuevas tecnologías y en la economía ecológica con miras a robustecer la fuerza sostenible de la cooperación económico-comercial China-Argentina. En los últimos años, la nueva ronda de revolución tecnológica e industrial ha venido evolucionando a pasos acelerados y la transformación de la matriz energética se ha vuelto cada vez rápida, lo cual trae como resultado una considerable cantidad de industrias emergentes, de nuevas modalidades y modelos. Entonces, nuestra cooperación tiene por delante una excelente oportunidad de realizar un salto. Sobre la base de los programas de alta tecnología ya existentes, China y Argentina deberían saber aprovechar la creciente generalización de la internet y la inteligencia artificial así como la digitalización para enfocarse en el desenvolvimiento verde y expandir los terrenos de cooperación de alta tecnología en procura del crecimiento del comercio e inversiones entre los dos países.

Cuarto, hay que explorar la cooperación subregional, la que desempeña un rol orientador en la cooperación entre China y América Latina y el Caribe en el marco de la Franja y la Ruta. Argentina, país de gran peso en la región, juega un papel clave en los mecanismos de integración regional como el Mercosur y CELAC, llevando a cabo también intercambios frecuentes con

los mecanismos subregionales como la Alianza Pacífica. En la actualidad, en calidad del Presidente Pro Tempore del Mercosur, Argentina está impulsando la reforma de dicha organización para generar la fuerza motriz endógena. Estamos a la expectativa de que la parte argentina aproveche esta oportunidad para poner en pleno juego sus propias ventajas a fin de dar comienzo a la nueva etapa de colaboración China-Mercosur, siendo un apoyo contundente a la cooperación en el marco de la Franja y la Ruta.

Señoras y Señores,

Pese a la gran distancia geográfica que separa China de Argentina, nuestros destinos están entrelazos estrechamente. Siendo por igual los miembros del G20 y artífices de la colaboración Sur-Sur, China y Argentina potencian su cooperación caracterizada por el beneficio mutuo y el ganar-ganar, lo cual implica el sentido y la influencia que superan el ámbito bilateral. Que planeemos el desarrollo de las vinculaciones sino-argentinas con una visión más amplia en las nuevas coyunturas. Que fomentemos el desenvolvimiento de la colaboración económico-comercial binacional con medidas más eficaces. Que hagamos una mayor contribución a la cooperación China-América Latina y el Caribe en el marco de la Franja y la Ruta y al flamante porvenir de la Asociación Estratégica Integral China-Argentina.

Para sus Amigos :   
Imprimir